La libertad no consiste en abrazar la doctrina adecuada sino en desasirse de todas ellas

martes, 25 de febrero de 2020

JOAQUÍN, EL TRIUNFADOR





La resonancia en las redes es el espacio publicitario de más calado. Lo que se dijo ayer en la ceremonia de los Óscar del cine indigna a unos y embelesa a otros y es replicado por millones. El premiado como mejor actor agradeció su reconocimiento con un discurso que es el envés de los  tildados como "discurso de odio" y predica un inusitado amor por esta o aquella minoría oprimida sin olvidar incluir en un apartado bien visible la compasión por las vacas, las desposeídas, esclavas encadenadas de la voraz cadena alimentaria humana. La vaca lechera, como sabemos, no es una vaca cualquiera, es la nueva proletaria, es la vaca más explotada, tolón, tolón. 



¿Pero quién puede estar en desacuerdo con el bueno de Joaquín? Aquellos que odiáis, odiadores de redes, que parece mentira tanta desfachatez e incomprensión a la clase productora ¿Productora de cine? No, de leche ¡¡Leches, ya!! La indignación impulsa el odio (¿o éste no es sino un resentimiento antiguo?) El nuevo amor universal de moda es por la justicia y la naturaleza, no siempre reconciliados como nos mostraría cualquier manual de biología si necesitáramos consultarlo, que no lo necesitamos porque ya está la publicidad en todas sus variables para indicarnos el camino a seguir. 



Algunos creéis que Joaquín es tonto, pero no es así, es listo, muy listo, si no ¿Por qué creéis que ha triunfado? Para triunfar no vale cualquiera hay que saber interpretar muy bien, todos los papeles, sin dejarse atrás ninguno, los del guión de la película y los de toda pantalla. Y no me refiero sólo a las que sostenéis en la mano, me refiero a esa otra que alumbra como fe cegadora, sí, la publicidad, ya lo he dicho, pero como sus maestros bien saben hay que repetir, que en repetir sin cesar está el quid de que el mensaje se instale. 



Por eso, porque hay que repetir, todas las ceremonias del cine contienen mensajes, los mismos, para que no se os olviden. Para que todo amor o todo odio sean en ellos y por ello replicados y envueltos en vuestras pasiones del instante. 



Gracias, Joaquín, te debemos una. No, ¡qué digo! Te debemos varias. A saber: eres un triunfador y por eso se te escucha, eres un gran actor e interpretas como Dios todo papel asignado, (premio, premio), por si lo anterior fuera poco además encarnas nuevos valores de una justicia inédita, la de la naturaleza toda,  esa que debe estar allá lejos, detrás de los cristales de la ventana y de la avenida de circunvalación atestada de coches que pitan en la hora punta, encaramada a la copa de los árboles del parque ¡Qué tiempos aquellos de la infancia en que descendimos de ellos para caminar inseguros por la hierba!



También te debemos, Joaquín, querido, permíteme que te trate con tanta confianza como si fueras mi amigo, que no se hable de temas feos y oscuros, tan desagradables como que no todos los explotados y desposeídos son bellas vacas que merecen pastar con Vivaldi sonando en la nube musical y algodonosa de un pintoresco paisaje. A veces son niños y otras adultos sin looks a la moda (¡Habráse visto!), que ignoran por completo si tienen intolerancia a la lactosa, al gluten o a las ondas del micro para calentar el desayuno. 



Un aplauso para Joaquín, que vive de ellos, pero si sois tan odiadores y recalcitrantes que no os gusta su discurso, sois libres de odiarle,  eso sí, no dejéis de hablar de él, por lo menos no hasta la siguiente tanda de anuncios. 









ETICA PRE POLÍTICA



LO MALO DE SADE ES QUE ERA MARQUÉS

✓  Y no de la clase obrera (diría un comunista sádico)
✓ Y no un hombre hecho a sí mismo (diría un liberal sádico)

LO MALO DE CUALQUIER IDEOLOGÍA POLÍTICA ES QUE EL SUJETO LA ANTEPONGA A LOS PRINCIPIOS ÉTICOS. 

LA ÉTICA ES PRE POLÍTICA Y SIN ELLA LA POLÍTICA ES UN LABERINTO SIN SALIDA.




LOS HECHOS QUE DEFINEN





Me piden que me defina políticamente. Yo no me voy a definir. Me piden que me abandere con un color. Yo no me voy a abanderar. Me piden que emita mi voto de conformidad. Yo no me voy a conformar. Definirse, decía alguien, es limitarse. Yo no me voy a limitar. 


Las definiciones verbales distraen de la realidad. Por eso, con el poeta, subvierto: "lo que haces me distrae de lo que dices". Permanezco atenta a los hechos, porque ellos, tan implacables, son los que definen. 


Y los hechos son demoledores. 


A nuestros sátrapas habituales no les importa la infancia ya que les niegan a los niños varones lo que les conceden a las niñas: asistencia en caso de agresión sexual en un centro especializado de Madrid. Allí mujeres y niñas serán atendidas pero los niños –los niños– no. Hay menos víctimas varones, justifican, y se ve que por tratarse de un número más reducido no cuentan, no sufren, se les obvia.


No les importan las niñas (los niños por descontado que no) cuando bajo su tutela son presa de abuso, negligencia y prostitución, en Baleares. No les importan, se lavan las manos, relegan titulares, distraen con humo, se les obvia.


En España entera no les importan los niños (de ambos sexos) asesinados por sus madres, sí les importan los asesinados por sus padres, de ese modo  justifican sus diatribas contra "el macho opresor"; cuando es la hembra madre –la hembra madre– la que más asesina a los hijos y no los padres, pero si el número más reducido es el de ellos tampoco cuenta, el dato se silencia.


Los huérfanos, de ambos sexos, no les importan tampoco, ya que si fue el padre quien mató a la madre la pensión es mayor que si la madre fue la que mató al padre, en cuyo caso la pensión es menor. Porque la vida de la hembra se cotiza más en el mercado de prebendas estatales, goza de mayor valor, la del macho se tasa en un precio menor porque dicen –dicen– que el macho es un "opresor".


La infancia toda, sin embargo, sí les importa cuando se trata de secuestrar las mentes infantiles (tan maleables) para impartirles doctrinas en arrestos escolares de muchas horas día a día. "Dejad que los niños se acerquen a mí" –ordena el Estado– que tiene ya preparados sus juegos envenenados en papeles de colores, porque dicen sus voceros –dicen– que cuida de ellos y los protege, y que lo hace más y mejor que sus familias.


Si con la infancia estos son sus hechos –los que los definen, y no sus palabras–  con los adultos ¿cómo será? Subir el sueldo mínimo y las pensiones con una mano mientras con la otra,  de trilero, elevan los precios de los suministros energéticos, aumentan los impuestos e inventan otros nuevos. Necesitan dinero para dedicarse, con cargo al presupuesto general, a la demagogia más sonrojante, a ampliar carteras ministeriales, a crear altas direcciones y canonjías desde donde saquear a destajo y cobrarse bien los servicios que sólo a sí mismos se prestan.


Las definiciones verbales distraen de la realidad. Por eso prefiero estar atenta a los hechos, los implacables, y que sean ellos los que me abstraigan de las promesas tramposas y las mentiras feraces de quienes se valen del poder y sus perversiones.































  

LA PROTESTA DOMESTICADA



La protesta ha sido domesticada gracias a los sentimientos, cuando en una protesta cientos de corazones se sienten unidos la razón ha sido secuestrada. De tal modo que lo que ha unido en el sentimiento (pongamos que la indignación) sólo produce sentimiento, protestar es manifestar ira, un desahogo que no va más allá de ese acto. Los cambios (si es un cambio lo que se pretende) no llegan con el decir sino con el hacer, con un hacer reflexionado, pero como la razón ha sido secuestrada el cambio es imposible. La protesta por ello es un instrumento de la reacción y no de la evolución. Por eso nos otorgan el derecho a la protesta porque es afín al statu quo.




CONMEMORACIÓN DEL HOLOCAUSTO






No sólo hay que recordar el Holocausto en sí, un horror inconmensurable, sino por qué fue posible, y esto último es lo más relevante, de nada sirve reiterar maquinalmente la liturgia de una fecha con gesto compungido si no se conocen la sucesión de hechos que condujeron a semejante industria de muerte y desolación. Hay que saber cómo no fue producto de tan sólo un considerable puñado de asesinos sino también de muchos burócratas eficientes, obedientes ciudadanos, exacerbados patriotas, arribistas de medio pelo y un largo etcétera hasta llegar a la complicidad que quizá  más duela: la del silencio de los buenos. 


Ya que es imposible dar marcha atrás en la historia, dado que sucedió y no hay remedio, que al menos extraigamos una lección imperecedera, aprendamos a no callar ante la injusticia, a desobedecer cuando las órdenes atenten contra nuestra conciencia y a no consentir, en definitiva, todo aquello que haga del mal una banalidad. 










¿TODOS TENEMOS UN PRECIO?





La inmensa mayoría de nosotros tenemos que prestar nuestro tiempo y esfuerzo al trabajo para poder subsistir y aunque nos hacen creer que eso nos "libera" sabemos que no es así, si bien a veces logramos autoengañarnos para dorarnos la píldora y poder de ese modo olvidarnos de que somos mercenarios o explotados. 



Realizamos labores que no nos gustan, rutinarias, extenuantes, repetitivas,  o incluso peligrosas. Aceptamos porque no nos queda otra. Ahora bien, hay encomiendas que nos resultan sonrojantes porque más que un empleo para ganar el sustento se ven como sobornos, son aquellas en las que mejorar la minuta pasa por vender la conciencia, contravenir los principios morales, obrar en contra de lo que es ético o estético. No son ilegales y no hay riesgo de acabar en la cárcel, a veces incluso son muy aplaudidas, sin embargo producen disonancias o incluso vergüenza ajena. Es el caso de algunos artistas (de la pluma, el pincel o la cámara) que pronto se vuelven mercenarios de la propaganda si la cifra es tentadora, si la alfombra es convenientemente roja y los flashes oropeles.



Claro, ¡que es fácil mantener intactos los principios morales si nunca hemos sido tentados!. Aunque en ocasiones hayamos fantaseado con el éxito y la fama, el placer  imaginado siempre se nos figura como producto del mérito propio o del genio y esa es la recompensa que más nos satisface, elevarnos por la genialidad de la obra creativa, esa suele ser la lectura que deducimos de nuestras fantasías. Pero ¿qué ocurriría si en la realidad alguien nos propusiera oficiar para otro, vendiendo nuestras capacidades para realizar una impostura con fines puramente crematísticos, contraviniendo nuestra conciencia? ¿Todos tenemos un precio? 












GOYA DE HONOR 2020




–Mira Mirasol–Pepa Flores, que te vamos a dar un Goya de honor. 

–Que no quiero Goya ni polla que me dejéis tranquila

–Que sí mujer, que te lo mereces

– De honor, dice, si es de honor dáselo al Sánchez a ver si le entra algo, algo de honor digo

– Es que, entiéndelo, eres un icono

–¡El icono tu madre! Qué me dejéis que no quiero na con el cine me amargaron la infancia, hombre ya

–Va a ser muy emocionante, emotivo y emocional, ya verás

–Con el Buenafuente, pa llorar, no me extraña

–No te hagas de rogar, mujer, ¡cómo eres! y pensar que fuiste el sueño de todo niño del franquismo.

–¡Cuidao que sois pesaos con Franco! ¡Qué jartibles!

–Bueno, y que fuiste y eres militante de la izquierda, pañera, y los tiempos ahora ya son nuestros del todo.

–Pues quédate con los tiempos y las vueltas. ¡Qué me dejéis! ¡Si me queréis irsen! como dijo Lola

–Te lo vamos a dar aunque…¡aunque tenga que cantar tu hija, fíjate lo que te digo!

–Sois capaces de cualquier cosa, hasta de inundar Málaga con granizo, ¡merdellones del copón!

(Y el Goya de Honor pasó a ser el Goya por mis cojones)










PRESCINDIR DEL CALOR DE LOS REBAÑOS





Enfrentada a la corriente de la opinión dominante se aprecia una incipiente opinión disidente que encuentra combustión en el hartazgo, demasiado balido unánime ha constreñido en exceso las opciones dentro del redil. Algunas voces se alzan en la pretensión de ampliar el límite del cercado o sobre pasarlo como un obstáculo a remover para hallar salida. Hay sujetos a los que el hacinamiento y la docilidad se les vuelve camisa de fuerza, para ellos abrir ventanas al aire viciado se convierte en una necesidad inaplazable. Rompen entonces el consenso con un alarido que de inmediato encuentra reprobación de una mayoría. Entre la necesidad de oxígeno y la de aprobación de los semejantes, respirar es más perentorio. De ese modo el sujeto va adquiriendo capacidad refractaria. Es en la persistencia de ese ejercicio  donde va hallando a otros en similares prácticas, la soledad del corredor de fondo se va aglutinando en maratón compartida y es en el recién estrenado calor de grupo donde se erigen nuevos consensos. En ese confort de hogar la distensión siembra futuros conformismos, riesgo que pocos advierten. 



El sujeto humano es individuo con una intrínseca necesidad gregaria, sin el grupo su supervivencia se dificulta, pero si disuelve por entero en él su individualidad compromete gravemente la prosperidad del grupo y con ella también la propia. Encontrar equilibrio entre dimensión individual y dimensión social sin que una devore a la otra requiere esfuerzo. Cuando el consenso es férreo el esfuerzo individual que se requiere es mayor pero sobre todo se vuelve más imprescindible. Así como sólo con esfuerzo compartido se erigen edificaciones sólo de la iniciativa individual surgen ideas, esas que, como palancas, mueven el mundo. 



Situados, como nos hallamos, en la tiranía de la corrección política, en las redes se agitan las opiniones polarizadas, corrección e incorrección conforman los frentes que a un tiempo se combaten y en el fragor se refuerzan mutuamente. 



¿Pero qué es incorrección política, lo que molesta a los unos o lo que molesta a los otros? Si se tiene por incorrección lo que molesta a los unos agradará a los otros o viceversa. Para que sea incorrección del todo tendría que molestar tanto a los unos como a los otros, a la vez. ¿Pero quién se atreve? kamikazes solitarios. Mientras la incorrección política se perpetre en una sola dirección no requiere apenas valentía porque siempre se contará con el respaldo de la propia trinchera. La incorrección política total es un acto temerario, un suicidio social, sin embargo es una afirmación individual. En la era en que toda pseudo subversión es patrocinada, la genuina subversión es la que se ejerce desde la decidida individualidad, vencer el miedo a la soledad es vencer el miedo a la libertad. Cuando las multitudes quedan retenidas en un cuello de botella, el sujeto individual –ajeno a ellas– encuentra caminos inéditos a explorar. 



Mientras los nuevos liderazgos  (influencers de todo pelaje) sustituyen a los liderazgos ajados en el pastoreo de tendencias y sus huestes es en la audacia de los anónimos singulares donde puede surgir algún destello que rompa con los debates pautados, las polarizaciones insufladas y las cortinas de humo. 











jueves, 23 de enero de 2020

GOBERNANTES DE HOY

¿Por qué nos gobiernan los peores? Y no me refiero a los títulos o másteres falsos o verdaderos. Me refiero a la catadura moral de ellas y ellos. No sólo el falso doctor se contradice una y otra vez a sí mismo, sino todos esos que  cargaron con tanta verborrea contra la casta y no dudan en enmendar (y enmerdar) todo lo que dijeron. Desde la empoderada que lo es vía consorte hasta él mismo o los pocos conmilitones que han quedado después de sus purgas exhaustivas. Venales y banales, repugnantes.

*************

Los "comunistas", "bolivarianos", "revolucionarios", "antisistema" y bla, bla, bla, son monárquicos y lo que haga falta. Y viceversa también, claro, la monarquía puede ponerse el morado por bandera si eso les conviene. El poder es el poder, lo de menos es el color, camaleones todos. Seguid riñendo por siglas y banderas que eso os distrae muy bien, amigos.

TIEMPOS POSMODERNOS



Para ser posmodernos nada mejor que declararse perseguido para darse así la licencia de perseguir ¡qué tiempos más oscuros! pero eso sí disfrazados de colorines.

********

Estoy pensando que nuestras autoridades lo que desean es nuestra santidad, por eso nos imponen esas leyes y nuevas "moralidades". Las leyes feministas (LIVG, Consentimiento, etc) para que hagamos votos de castidad, el veganismo, animalismo, para que nos abstengamos de comer carne, y para todo lo demás voto de obediencia. ¡Pues va a ser que la posmodernidad es más vieja que el hilo negro, oiga!

EL FAN



¿Os he contado ya que tengo un fan de mi blog? Pues os lo cuento otra vez, y si ya lo habéis leído aquí os aguantáis ¡Para una vez que os hablo de mí y de mi triunfo! Si hasta ahora no lo había hecho nunca no era por modestia sino porque no había triunfado. Ahora ya sí. La vida me ha cambiado, todo cobra sentido. Pero no temáis por vosotros, criaturas, que no me volveré soberbia, soy una mujer sencilla, de pueblo, y así voy a seguir siendo en el fondo porque esa es mi esencia más esencial. Podéis seguir tuteándome. Aunque también admito que me tratéis de majestad, porque así es como me siento –como una reina– y ya sabéis que lo que mejor define hoy a una persona es como ella se sienta,  ¡los sentimientos también son la esencia más esencial!


¿Que cómo ha sucedido? Pues estaba yo ahí en el muro de Enrique Rubio comentando alguna de sus salvajadas, y de pronto alguien –sin soborno previo por mí parte– ha dicho, ATENCIÓN, ha dicho: "pues yo leo tu blog" y a continuación, sin que yo le hubiera pasado una "chuleta" ni nada, ni un enlace ni nada, me ha citado textualmente. No os confundáis, ojo, no he dicho "me ha excitado sexualmente", ojo, ojo, pero la sensación ha sido parecida, y la sensación también es la esencia más esencial. 


Para agradecerle, que una es una mujer de pueblo pero tiene mundo, le he dicho que le invitaba a un whisky o a un descafeinado de máquina, lo que él quisiera, que yo tiro la casa por la ventana cuando hace falta y en eso se nota que tengo una sangre parecida a la real, tirando a azul bic cristal,  pero habiendo alcanzado los blasones por méritos propios no como esas leonores que heredan por ser rubias. 


Entendedlo, tener un lector en el blog arroja luz a mi oscuro porvenir, que ahora ya se presenta más halagüeño, casi casi tanto como el del gobierno nuevo. ¡Y quién sabe, a lo mejor el día de mañana hasta tengo otro lector, porque ya he cogido carrerilla! Aunque no sé si podré, para ese día, asumir tanta dicha de golpe, tendré que ir al psicólogo para que el triunfo no me cambie como a Yurena o me ponga fondona como a Maradona.


Le he solicitado amistad inmediatamente, a mí fan, digo, y está entre vosotros, como uno más. No puedo revelar su identidad. No, no, no puedo ponerlo en riesgo, no sea que le hagáis bullying y me lo maleéis y deje de leer mi blog que es para lo que ha nacido. Si a mí el éxito me puede destrozar la vida lo asumo porque es lo que se espera de mí, pero él no se merece acabar en el arroyo, que es muy majo. 


A todo esto, caigo en la cuenta que he triunfado el mismo día que Pablo Iglesias, aunque yo todavía no he llorado, ¿Qué me querrá decir el destino con semejante coincidencia? Os dejo que tengo que llorar un rato que los sentimientos, como ya sabéis,  son la esencia más esencial.


Dedicatoria: a tí fan mío, ¡ays qué rico que es! (No le des a like hasta que no haya unos cuantos, para seguir en el anonimato, por tu bien te lo digo, y abrígate que hace frío)








FACEBOOKEO, LUEGO EXISTO

Me quiero independizar de vosotros, seres virtuales, pero el Zucky es mi pastor y nada he de temer, él me guía por senderos de anuncios y titulares, él administra el castigo y la dicha del like, ¿quién soy yo sino un avatar entre avatares? ¿quién eres tú, (aparte de violador por defecto) quién? identifícate, con un par! Con un par de avatares, uno de repuesto, para no sucumbir a los sudores del "mono" sin nada que llevarse a la boca del post y del comentario, del chascarrillo y la indignación.  Facebookeo, luego existo, o algo.

CATECISMOS




Sabemos, porque está presente hasta en la sopa de cereales del desayuno, el catecismo progre, así que haítos de doctrina en cucharón, nos ponemos, rebeldes con causa, a combatirlo. Pero ese combate hace nacer un nuevo catecismo, un "te alabamos, señor". El nuevo catecismo  (aunque nada nuevo, que está todo inventado) establece verdades tan pretendidamente nítidas que aspiran a ser dogmas incuestionables. Una de estas verdades verdaderas por la gloria de mi madre, es tal que así:  España es la mejó (que ya cantaba Manolo Escobar, que en gloria esté, también). Así que el primer mandamiento es:  amarás España por sobre todas las cosas (¿no ves que los progres, no?, ¡pues tú sí!) y el segundo: no pronunciarás el nombre de España en vano, es decir no vayas a criticar ni una mijita, pecador de la pradera, porque si no eres progre ni patriota ¿quién te va a querer a tí, a tí solo, desgraciado, que no tienes quien te escuche ni te atienda ni te pague un cafelito, ni siquiera un like por compasión? 



Todo es cuestión de "relatos" (eso que antes se llamaba propaganda) si no entras por el aro de un "relato" liderado por tal grupo editorial, pues tendrás que entrar por el otro "relato", liderado por otro grupo editorial, que hay que comer, cornflakes o cabezas de gambas envenenadas, hay que echarse algo al estómago, que no se ha inventado aún el soylengreen (o como se diga) aunque esto a veces sea una merienda de negros. 



Quién dice comer dice que no soportes que te hagan el vacío, es natural, así que hay que apresurarse a ocupar un lugar en esa pandilla que te da calorcito humano y lemas preciosos que defender, todos juntos. Juntos, café para dos, o para 40, que dos es poco, mejor más gente, que hacen más bulto y luego con los likes se hace mancha sin límites, que no sin bordes. 



De chicos, muchos recordarán, como yo recuerdo, nos hacían aprender un catecismo para inaugurar el camino al cielo, en él te suministraban una serie de preguntas con sus convenientes respuestas. Porque no era cuestión que tú fueras por libre, preguntándote lo que te diera la gana y respondiéndote o aguantándote sin respuesta, no. Tenías que (si querías estar, claro, en la autopista adecuada hacia el cielo) tenías que preguntarte justo aquello para lo que el catecismo tenía oportuna respuesta. ¿Oportuna para quién? ¡que te he dicho que no te hagas las preguntas inadecuadas!. 



Acabé contemporizando antaño y haciendo mi primera comunión, pero desde entonces me fijo en si me quieren hacer comulgar con ruedas de molino o me quieren dar una hostia consagrada. Si no trago la rueda, la hostia la tengo asegurada. Así que no diré que no entiendo lo de apuntarse a "relatos", "relatos" que ni siquiera se creen con convicción, precisamente porque son "relatos" y porque los narradores, mejor que nadie, saben que son fábulas. 



¿Andar sin catecismos? ¿Pero tú estás loca? 













MARXISMO CULTURAL COMO ETIQUETA

Esa gente que se vanagloria de la caída del muro de Berlín pero que lo resucita a conveniencia utilizando la etiqueta "marxismo cultural" para escamotear la realidad acerca de quién se beneficia con ese "marxismo cultural" y no es la extinta URSS, ni la moribunda Cuba. Cuando el "marxismo cultural" está en todas las televisiones sean de pago o gratuitas, en todas las escuelas estatales o concertadas, huele a dinero y carteras ministeriales, a altos vuelos de jet privado u oficial. Así que la crítica al feminismo desde la derecha es parcial cuando no tinta de calamar.

CASO ARANDINA

Sí, amigos, es acojonante lo que está ocurriendo: las leyes injustas, las condenas desproporcionadas, el delito de autor, la anulación de la presunción de inocencia y el in dubio pro reo, del derecho a la defensa, la prevaricación. El Estado se va haciendo totalitario ante nuestros ojos, pero con todo, esto no es lo peor, todo Estado tiende a expandirse y endurecerse, la dominación es su "naturaleza". Lo peor es toda esa peña que aplaude y celebra, sin haberse informado siquiera sobre el caso en cuestión, porque cegados por su ideología o por su ignorancia se sienten a salvo. Esa gente que tienen los santos cojones (u ovarios) de decirte "defiendes a violadores" "¿tienes hija?" ”a mis hijos no les pasará porque los he educado muy bien" "a mí no me va a pasar porque yo no violo". No defiendo violadores -lilas de mierda- me defiendo a mí, defiendo a los míos, e incluso te defiendo a tí, que no os enteráis, porque todos (y TODAS, TAMBIÉN) estamos siendo despojados de derechos fundamentales. ¿cómo era aquello de "vinieron a por los judíos y no hice nada, porque yo no era judío, vinieron a por...y no hice nada, porque yo no era … al final vinieron a por mí pero entonces ya no quedaba nadie para defenderme" 

EL estado es un violador, sí, de derechos fundamentales,  y vosotr@s sois sus cómplices y sus bufones, no tenéis ni cerebro ni alma. Quien se dé por aludido que se largue de aquí, solo merecéis mi desprecio. 

(Facebook 15/12/19)

martes, 3 de diciembre de 2019

PARADOJA



–¿Eres negacionista?

+¿De qué?

–De eso que no hay que negar

–No


(Cumbre del Clima)




lunes, 2 de diciembre de 2019

LAS REDES NO SON PAIS PARA EQUIDISTANTES





En una sociedad polarizada como la nuestra a quien intente escapar de alguna trinchera le lloverán los tiros desde ambas. Así esbozada, esta afirmación parece una hipérbole y probablemente lo sea. Al fin y al cabo, nos evadimos de la realidad tangible enredándonos en la virtualidad, donde las guerras no son sino videojuegos o cruce de palabras en los que la sangre, en efecto, no llegará al río. Por lo menos no de inmediato.



A resguardo del verdadero plomo, nos escupimos consignas aprendidas, no digo asimiladas porque para asimilar hay que, previamente, haber hecho digestión, todo un proceso con sus fases. Valerse de consignas no es sino masticar chicle y hacer pompas con él. Cuando termina el saborizante se desecha y se estrena otra dosis de igual grato sabor.



En esa escisión entre polos hay un terreno de nadie donde deambulan los equidistantes que aún no se han desplomado ante el cruce de balas.



La equidistancia, digámoslo ya sin rodeos, está muy mal vista. Y no es que tenga mala prensa, es que carece por entero de predicamento, salvo para ocupar alguna frase de desdén o descalificación, con la que al equidistante se le infiere cobardía, falta de luces o de carácter y determinación. No niego que exista quien, amparándose en ella, adopte una postura maleable y acomodaticia, que le permita escurrir el bulto para obtener la simpatía de todos o no confrontar con nadie. Si el fin es obtener réditos de alguna especie, más que equidistantes se les definiría mejor como veletas o chaqueteros, simuladores o camaleones. 



Hay, sin embargo, una equidistancia decididamente incómoda para quien la adopta, y es la de quienes no conformándose con las respuestas suministradas por los polos enfrentados busca otras, a menudo rompiendo marcos o tratando de escapar de ellos.  No me pregunten por qué, pero hay sujetos inconformistas, escépticos, buscadores de verdades anegados de dudas, cuyas conclusiones, de alcanzar alguna, suelen ser provisionales. Para ellos, tener razón, llevarse el gato al agua o la perra gorda no es fundamental, sí lo es indagar, buscar en el forro de la prenda más que embutirse en ella. Que sean vistos como inadaptados o moscacojoneros depende del grado de adaptación o de fanatismo de su interlocutor. Por lo general, no gozan de gran aceptación ni popularidad porque a pocos agrada que sus convicciones sean cuestionadas, sobre todo cuando éstas no son rechazadas de plano, como sucede cuando, situados en un polo, se es confrontado por el otro, lo que a menudo sirve de refuerzo a las propias posiciones.



El equidistante, así como no asume una doctrina en su conjunto, no suele hacer descarte a la totalidad, por lo que acostumbra a mostrar asentimientos o disentimientos parciales, se demora en matices, deja cabos sueltos e incluso manifiesta abiertamente su desconocimiento sobre una materia. De ese modo, antes o después acabará irritando a aquel que se posiciona sin ambages en un polo, quien sólo busca tener razón, bien sea arropándose en los suyos o confrontándose con el oponente. 



El equidistante es rara avis, sobre todo en las redes, que no son sino un sucedáneo de vida social. En ellas no podemos ser personas con todos los atributos, sino tan sólo con aquello que dejamos entrever en nuestras publicaciones y que, también, el otro percibe de forma fragmentaria. Los posicionamientos ideológicos se ven de esta forma enfatizados, pues ningún emoticono puede sustituir el lenguaje gestual, ni se percibe el tono de una voz, nada que matice unas opiniones que aparecen rotundas como pancartas reivindicativas. A menudo nos va la vida virtual en lo que proclamamos con tanto énfasis. Por eso el encono, la suspicacia y la susceptibilidad es el caldo en el que bullen nuestros "hilos". Dudar o matizar se convierte en una afrenta entre perfiles o avatares, que no entre personas.



Cada uno suele asimilar su página a la sala de estar de su propia casa, entrar en casa ajena para debatir la publicación del anfitrión se dificulta, incluso cuando las observaciones que se realizan partan de una necesidad genuina de comunicación. Muy rara vez nos damos permiso para hacerlo, y si alguna vez lo hacemos es muy probable que no agrade al dueño del lugar. 



Al equidistante le gusta el debate, la matización, mirar desde diferentes ángulos los asuntos, y sabe que para ello necesita del punto de vista ajeno. A menos que logre crear en su página el ambiente propicio, tendrá que autocensurarse de forma habitual o ir perdiendo agregados.  



Pese a que las redes configuran una buena parte de nuestro tiempo de ocio desde hace una década no están demostrando ser un vehículo eficiente para una comunicación genuina entre personas.



No son, tampoco, lugar para equidistancias, sino una especie de patio de recreo donde reina el griterío o el mero exhibicionismo en busca de aprobación acrítica.










DIALOGO DE BESUGOS IV


(CORRUPCIÓN DE PARTIDOS)

–Tu corrupción es peor que la mía

–¿Por qué? Yo he birlao menos dinero

–Pero has financiado a tu partido

–Y tú ¿a quién has "financiado" tú? 

–Pshheee,.. como el Gordo de Navidad...que está muy repartío, yo no tengo ná…el dinero público no es de nadie..

–Pues eso, que por lo menos sea de alguien, ¿no? 

–Vaaaale, pero que siga pareciendo como que tú y yo nos peleamos...



UN PASEO POR EL FACEBOOK



Junto a anuncios que prometen la felicidad mediante un curso de "amor incondicional" (a pagar en módicas cuotas), ofertas variadas bajo el epígrafe "blackfriday" y cremas regenerantes de las patas de gallo, en la red social más concurrida puedes hallar opiniones que simplifican en un paso o dos la complejidad del mundo y lo convierten, mientras el time line las exhibe, en una papilla digerible. De este modo puedes entrever que la culpa de todo lo que acontece en Hispanoamérica es del chavismo tanto donde gobierna como donde no. Que la herencia de Franco consistió en unos milloncejos a sus familiares y no en una monarquía de partidos. Que un gobierno en funciones no funciona porque la gente vota mal, pero gracias a que el chavismo va a coaligarse con el partido en el gobierno todos vamos a ser tan felices como si por fin nos hubiéramos matriculado en el curso de "amor incondicional". La militancia de los partidos progres no puede equivocarse porque el afán que la empuja es el bien de la humanidad y no dádiva alguna ni pasada ni presente ni por venir, en eso es donde se advierte que son la mar de anticapitalistas y tal. 


Que el Estado es opresor sólo en Cataluña, según los catalanistas, pero no lo suficientemente opresor para enviar los tanques a las ramblas y así servirles como victoria victimista, de manera que tendrán que seguir cortando carreteras hasta alcanzar el Estado Catalán, ese sí, tan liberador. 


La corrupción es un crimen cuando la ejerce el oponente, lo nuestro es, como mucho, despiste, dan a entender los de la rosa en el puño. A nadie mientras tanto se le ocurre escrachar las sedes del partido que ha desviado fondos públicos a bolsillos particulares ni pedir dimisiones,  ni mucho menos mociones de censura, pero sí gritar "fachas" y "machistas" a quienes han votado tan mal, tan mal, que esto no parece una democracia del primer mundo, oiga, como cuando éramos europeos sin amenazas de Brexit. 


Personalmente me alegra mucho que exista esta red social, ¡tan apañada que es para entender el mundo! Antes de que existiera todo era caótico e inextricable, no como ahora. 






ABSTENCIÓN CONSCIENTE




Las etiquetas creadas por la propaganda, tales como "facha" (entre otras), son creadas deliberadamente para alejar a la ciudadanía de la realidad, es decir, de aquello que acontece, de los hechos en sí, y no del "relato" de los hechos. Suponen "atajos" por los que conducirse y no tendrían éxito sin la connivencia del abrumado ciudadano que opta por la simplificación que aportan en lugar de enfrentar las complejidades de la cruda realidad. Sin predisposición al autoengaño ningún engaño tendría éxito, pero lo cierto es que las siglas políticas –éstas o aquellas– logran embaucar a muchos, a demasiados todavía. 



La lucha de siglas no me interesa, no me mueve ni me conmueve, desde hace tiempo la percepción de los hechos (no el "relato" elaborado) me conduce a planteamientos que no figuran en la agenda de ninguna sigla ni institución. Debemos encarar graves problemas que se harán más acuciantes cuanto más dilatemos afrontarlos. Más allá de la inminencia de una nueva crisis económica, las condiciones cada vez más penosas del mercado de trabajo, la esquilmación de recursos naturales, etc (hechos todos que acontecen a nivel global) contamos, además, con conflictos a nivel nacional. La polarización –azuzada desde el sistema de poder– de nacionalismos rampantes que sirven de vehículo a las frustraciones de la desorientada ciudadanía, han creado problemas de convivencia, sí, pero la convivencia está dañada, y quizá a niveles irrecuperables, de muchas otras formas. 



Muchos de nuestros amigos, conocidos, familiares o vecinos, malviven con ayudas institucionales porque no logran reincorporarse al mercado de trabajo  o son explotados inmisericordemente encadenando contratos precarios ¿Nos preocupamos de sus angustias si éstas no nos tocan de lleno? ¿Somos nosotros mismos los que sufrimos calladamente y mordiéndonos las entrañas en el disimulo los que malvivimos con penuria y con vergüenza y hasta con culpabilidad por no poder alcanzar el nivel de consumo del pariente o el vecino porque  llenar el frigorífico supone en sí una odisea? 



Quienes ostentan el poder (y, recordemos, el poder no sólo es poder político sino poder económico) o aspiran a ello no comparten, en ningún caso, las inquietudes ciertas de aquellos que sólo cuentan con un currículum laboral en competencia con muchos otros. El poder y sus gestores aspiran a perpetuarse y lo logran con toda la maquinaria que poseen, con su uso y abuso inmisericorde. 



Si hay bandos ciertos son dos: el de aquellos que deciden y aquellos que no deciden por más que se les haga creer que sí, que con papeletas en urnas pueden decidir, lo que la observación desapasionada de la realidad desmiente ¿O no constatamos que gane quien gane en el recuento de votos nada sustancial cambia y que tan sólo cambian las maneras, tantas veces impostadas, de  ejercer el poder? Pero preferimos chapotear en la superficie, nos da miedo hurgar en las raíces porque hacerlo nos conduciría a una toma de decisiones y éstas implicarían, inevitablemente, la confraternización, la solidaridad, la mutualidad, desbaratar las barreras que nos han creado artificialmente, identitarismos exacerbados de todo pelaje que cumplen con la misión encomendada desde el poder que los sustenta y azuza. 



Debemos empezar reconociendo que nos vencen porque han logrado dividirnos, porque si no aceptáramos las divisiones de género, de raza, de orientación sexual, etc, tan instrumentalizadas, si lográramos la unión entre los más numerosos (esos que alimentan los montones de currículums en competencia)  las cúspides se tambalerarían. 



No se trata de pergeñar revoluciones que implican derramamientos de sangre dado que éstas culminan siempre con nuevos capitanes al mando. Se trata de unirnos para decidir verdaderamente sobre nuestras vidas, para auto organizarnos, conscientes de que ello exige un esfuerzo constante. Nada de esto sucederá, lo sabemos, mientras nos dejemos conducir como ganado. Mientras prefiramos creernos la ficción con la que nos embaucan.



He dicho que los más numerosos no podemos verdaderamente decidir pero esto no es del todo exacto, hay una decisión que sí está a nuestro alcance pero que rebasa la individualidad, que implica la cooperación, y es no consentir. No votar es no consentir, la abstención consciente supone lanzar un mensaje de disconformidad, supone un desistimiento, que hagan falta más desistimientos, más disconformidad que tan sólo esa,  no la hace inútil, toda inmovilidad se rompe con un primer paso. 












VOTACIONES



Consciente de la importancia de las inminentes votaciones, la comunidad de vecinos decidió instalar una papelera junto a los buzones de la vecindad, hasta ayer la participación alcanzó un índice elevadísimo #semosmudemocraticos, hoy la limpiadora custodió el recipiente rebosante hasta el contenedor de reciclado de papel #calmateGreta. La #fiestadelademocracia consiste en introducir papeletas por ranuras. Cuando los políticos hablan de "higiene democrática", deben referirse a que después de los comicios sustituyen los rollos por las papeletas para limpiarse #ranuraencallecida #botabotamipelota #quemequitenlobotao



DIALOGO DE BESUGOS III



(MANIFIESTO DE INTELECTUALES)



–Hola, qué tal, ¿Cómo estás? Que, esto...que soy Almudena

+¿Qué Almudena, La Grande?

–Sí, la más grande

+¿Pero esa no era la Jurado?

–Te llamo porque…

+Sí, lo sé, hay que hacer un gobierno de progreso, ¿Tienes el manifiesto?

–Te lo envío al email

+No importa, confío en tí ¿Dónde hay que firmar? ¿Lo han firmado ya los Bardenes?

–Por supuesto

+¡Qué sería de este país sin los intelectuales comprometidos!

–Cierto, tenemos una gran responsabilidad

+Sin nosotros volvería el franquismo, por cierto urge sacar del valle al patas cortas, ¿Lo has especificado en el texto?

–Es que…

+Es que…¡Nada! ¡No valen excusas, Almudena! Pedro nos prometió…

–Sí, pero es que, el problema es la familia

+Que se lo lleven al Pazo

–No, que van a tramitar la devolución, también

+Pues, al Pardo, a la Almudena a…

–¿A mí? ¡De eso ni hablar! ¡No tengo habitación de invitados, voy a tener para momias!

+Almudena, me refería a la catedral, eres Grande pero un poco…

–Bueno, mira, no me líes, que aún me quedan llamadas, quiero al menos 200 firmas

+La próxima vez abre un grupo de WhatsApp, mujer, que parece mentira, con lo práctico que es: grupo de WhatsApp "Los abajo firmantes" así de fácil, con archivo de manifiestos y copia y pega

–Pues, mira, muy bien pensado

+Es que por algo soy pensador y no novelista

–Bueno, qué importa la especialidad, el caso es que somos intelectuales

+Comprometidos

–Muy comprometidos y con una gran responsabilidad con el futuro del país

+De progreso, un futuro de progreso

–¡Ayns, qué Grandes somos! ¡Por lo menos, yo! Ha, ha, ha, haaaa







AMOR CONCRETO



El amor como tal no puede darse en abstracto sino en lo particular. Esas pomposas declaraciones de amor a la humanidad son propias de teologías (religiosas o políticas) que conducen a la deshumanización y a la devastación. O amas al prójimo o no amas en absoluto, otra cosa es el cuento del buenismo,  tan rentable para descargos de conciencia vía limosnas a la salida del templo u ONGs.

DIALOGO DE BESUGOS II






–Me gustaría vivir más al norte 

+¿Así como en Asturias?

–No, el Norte, Norte, donde la gente es civilizada.

+¡Ah, sí!, te refieres a esa gente que recicla y vota plebiscitos y se ponen como gambas a la plancha cuando asoma el sol

–Tienen una sociedad más avanzada

+Bueno, el Ikea también está aquí, si es por eso…

–La gente no habla a gritos, ni tiran papeles al suelo

+Socialdemocracia a la escandinava 

–Pero como los escandinavos, que conste, no como los de aquí

+Pagan muchos impuestos

–Pero no roban ni estafan

+No los llames escandinavos llámales santos

–Hay sueldos, bienestar, servicios públicos, para todos…

+Hace frío

–No jodas, en julio y en Écija

+Digo allí, con los escandinavos esos

–Eres un aguafiestas, un descreído, un escéptico y si me apuras hasta eres nihilista y todo

+No, lo que pasa es que las utopías han muerto, Manolo

–Depende. Una verdadera socialdemocracia no es un comunismo ni un nazionalsocialismo, ni hacen falta revoluciones 

+No, claro, todo limpio y pulido, el paraíso en cómodos fascículos, no te jode

–Es la mentalidad, la mentalidad de los escandinavos, es diferente…

+Pero qué perra te ha dado con los escandinavos. Si tú  eres de Centro, o de extremo Centro 

–Ya no, me han decepcionado, son como los otros que ya había ido votando anteriormente

+¿Los morados o los verdes?( ¡Vaya, como las aceitunas, moradas o verdes, pero siempre aliñadas…!)

–Allí hay bienestar y eso

+"Eso" se llama frío, y no me refiero al clima

–Pues digas tú lo que digas los escandinavos lo hacen bien, que eres un cenizo

+Mira, Manolo, no es por tocarte los escandinavos, pero…

–¿Pero qué?

–Na, que eres...mu buena gente